jueves, febrero 07, 2019

ADRIANA RIVERO: "CUANDO LAS PALABRAS SUENAN ADENTRO CON SU PROPIO SOLFEO"


ENTREVISTA 15 – De 26/01/2019 a 29/01/2019
ADRIANA RIVERO: “CUANDO LAS PALABRAS SUENAN ADENTRO CON SU PROPIO SOLFEO
POETAS WHATSAPPEADOS. Ciclo de entrevistas de Poetas del Interior (PdI)
Generando DESDE el interior…


La poeta Adriana Rivero no es de las escritoras más conocidas y reconocidas de Uruguay, como suele suceder por estos lares, y no es por falta de méritos si no por falta de intención... quizás. Quiero decir que Adriana es una poeta para considerar, su poesía es sólida, de pulso firme y racional. No improvisa cuando escribe, no procura agradar o dejarse “entender”. Esto siempre juega en contra de los poetas pero a Adriana, como a todo buen poeta, lo que le importa es lo que quiere decir y no ser objeto de “entendimiento”. Una poeta que merece un sitial de mayor visibilidad, sin dudas, y mayores posibilidades, definitivamente. Nacida en Carmelo (Colonia) su vida familiar y profesional transcurre hoy en Colonia del Sacramento donde su amor por la docencia ocupa el resto del tiempo que le deja la crianza de su verdadero amor, su hija Frida.
Pasen y lean. Gracias.

POETAS DEL INTERIOR: ¿Quién es Adriana Rivero?

ADRIANA RIVERO: Adriana Rivero es, esencia, materia viva, orgánica. Es mujer resiliente, sobreviviente de violencia y cáncer. Es mujer que se descubre llena de sueños, esperanzas, ilusiones, proyectos, que ama ser madre, esposa; que ama al árbol, el agua, la semilla que da planta, el atardecer y el mate; cocinar, bailar, pintar, cantar, escuchar música y escribir. CREAR en todas sus formas, como un señuelo para permanecer y encontrar excusas para seguir disfrutando del existir.


PdI: ¿Qué ha sido y que es la Poesía en tu vida?

A.R: La poesía en mi vida ha sido; en mi preadolescencia, puramente catarsis. Luego a medida que fui madurando ha sido evasión, estructura, disciplina, deseo y necesidad. Desde siempre juego y musicalidad. Observar y encontrar que la poesía es la única cómplice que ve el mundo con mis ojos y me permite decir. Es descanso y es desgarro; las palabras suenan dentro mío con su propio solfeo. Las palabras me bailan y se encuentran y desencuentran. La poesía es un todo.


PdI: Y como llegó la Poesía a tu vida? Infancia rodeada de libros, padres lectores, casualidad?

A.R: La poesía estuvo desde siempre en mí. Me acuerdo ser muy pequeña y concentrarme en escuchar a los adultos hablar, para ver como las palabras sonaban. Luego las incorporaba a mis juegos y las unía. Me daba gracia. Cuando fui aprendiendo a leer y escribir me fasciné con el relato. Amaba armar redacciones. Y luego mi familia cantaba y mi madre nos leía los Salmos. Uní las palabras con la música. Como a los ocho años descubrí que mi abuelo escribía poemas y desde ahí no pare hasta saber como hacerlos.
Luego mi abuelo tenía una gran biblioteca, que lentamente fui devorando. En casa no había tele, había libros y leer era parte de nuestro crecimiento.


PdI: Llevando esta charla a un plano más personal quiero saber que papel juega la familia en tu vida y a su vez, en tu creación.

A.R: ¡¡Faaa que tema!! Ahora ya desde la adultez, puedo tener el equilibrio justo para dejar que me llegue, de mi familia, lo que me hace bien. Aprendí a deconstruir y reconstruir el concepto, la idea. Aprendí que familia no es sólo lo que genera el vínculo de sangre. Me tocó una familia difícil, ahora la que construí con Raúl, tiene el condimento justo de amor, paciencia, compañerismo, locura, diversión. Y creo compartimos con Frida nuestras pasiones. Así que mi familia me arraiga, me inspira, me trasciende, me inclina a pensar que somos lo que somos y así debemos aceptarnos. ¡¡¡Es mi mejor poema!!!


PdI: Yendo estrictamente a la escritura, ¿Qué cosas te mueven y te llevan a escribir?

A.R: Para escribir no hay fórmulas, todo ser humano puede hacerlo, pero para trasmutar la lengua hay que aprender a ver, escuchar, tocar; saborear, entregarse de alma a las emociones, no temerle al sentir, no temerle al tiempo, desarrollar el sexto sentido, dejarse ir. A partir de ahí todo te mueve a escribir, todo alrededor se disgrega en moléculas vibrantes, para que el poeta lo absorba y lo reagrupe en sus palabras. Entonces me mueve un grito, un sonido, una hoja, una imagen, una noticia, el sartén que se me cae o un globo. Todo y nada.


PdI: Vos dijiste que en tu adolescencia escribías como catarsis. Que tan lejos estás de esa Adriana hoy día?

A.R: La verdad es que nunca me lo he planteado. ¿Qué tan lejos estoy de esa Adriana? Creo que simplemente es parte de mi evolución; una vez que descubrí cómo escribir y encontré mi voz, la catarsis le dio paso a lo otro: el oficio. Y como en todo oficio, hay que trabajar duro. Los talleres literarios, la mirada inquisidora de críticos, aun los detractores, mi profesión y los años de lectura, han hecho que mi tarea de escritora sea provechosa, auténtica, productiva y que me dé grandes satisfacciones.


PdI: Y en qué punto estás parada hoy dentro de ese proceso evolutivo?

A.R: Estoy en un momento de disfrute total, donde escribo lo que se me plazca, experimento, me reto a mi misma; me asombro cuando logro un giro temático; cuando me desnorteo demasiado, me hago recuerdo del por qué lo hago. Veo la madurez de mi escritura y aun así siempre sé que algo nuevo va a surgir. He aprendido a creer en mi instinto para clasificar lo bueno, lo mediocre y lo malo; sin miramientos, porque la poesía nacerá de la emoción, pero la emoción no puede dominar la elección, el criterio al momento de editar, tallar, pulir la obra.




PdI: Te animás a definir tu poesía? Si es que se puede


A.R: ¡¡¡En qué aprieto me ponés Javier!!! Me gusta mucho, para definir mi poesía, la palabra "Hermenéutica", que proviene del griego "Hermeneutikos", y se conforma de la unión de tres partículas: la palabra "Hermeneuo", que puede traducirse como "yo descifro"; la palabra "Tekhné", que significa arte y el sufijo "Tikos", que es sinónimo de "relacionado a". Obvio que adaptado a la idea de: mi poesía como hermenéutica del mundo, del dolor y misterio, de lo humano e inhumano, lo oblicuo y lo transversal. Hermenéutica del alma.




PdI: Esa definición merece que te extiendas un poquito más... Te ayudo, ¿podría incluir yo «hermético», jugando un poquito con las palabras? ¿Puede tener algo de eso también?


A.R: ¡¡Claro que sí!! Un fragmento de uno de mis poemas versa: "tengo un soplo al corazón de tanto mirarme adentro..." Como punto de partida: la introspección personal, que me ha llevado a dedicarme a cuestionar, indagar, descifrar el mundo. Lo hermético deja de serlo cuando se descifra el símbolo.


PdI: Aprovechando el concepto. ¿Sos de las que creen que la Poesía debe ser explicada o se debe dejar a la libre interpretación del lector?


A.R: Creo que la poesía no debe, no puede, no está hecha para ser explicada. Y me contradigo bastante porque me ha pasado en clase, que algún alumno aparece con algún poema mío y me pregunta: “¿en qué pensaba?” Y la típica: “¿qué quiere decir esto?” Entonces les ayudo a interpretar, les hago un paneo del poema como si no fuera mío. Gajes del oficio. Pero me maravilla escuchar tan disimiles interpretaciones! Es ahí que comprendo por qué escribo poesía.


PdI: Sos una poeta de bajo perfil, no te exponés demasiado, participás de pocos festivales, no estás entre las autoras reconocidas del país, cuando yo creo que podrías estarlo perfectamente. ¿Es una elección tuya, es por falta de oportunidades o sentís que el interior está relegado frente al potente influjo montevideano?


A.R: ¡¡¡Qué señora pregunta!!! A ver por dónde empiezo. Hay una sensación de bienestar placentero que me produce el hecho de interactuar con escritores, escucharlos, que me escuchen, eso es invaluable. Pero yo elijo, decido sobre mis obras, observo mi público; casi siempre auditorios pequeños porque sé que la escucha es auténtica. Creo que, en tu pregunta exponés, puntos claves: soy una poeta de bajo perfil, por elección, no me gusta la vidriera; oportunidades siempre aparecen, las que se me dan las aprovecho, pero no para mostrarme yo o darles a los demás una lección de autosuficiencia, sino para escuchar y ser escuchada. Escribo desde los 14 años, he transitado un hermoso recorrido literario y de lo que más me enorgullezco es que jamás me he vendido por política o amiguismos o acomodos. Si no me cae alguien por más renombrado que sea el fulano/a no lisonjeo. Busco autenticidad porque allí está la fuente de materia prima para mi escritura.
En cuanto a ¿qué sucede entre Montevideo y el interior? Podríamos estar debatiendo largo y tendido. El del interior tiene que remarla más, dicen algunos, tiene que acercarse a "alguien", tener "padrino". Pero también he visto a montevideanos que se acercan a los eventos del interior porque allá no tienen cabida. El círculo es pequeño, dicen. ¿En qué va entonces? ¿Por qué los premiados son siempre los mismos? ¿Es que no hay obras que se destaquen o buenos escritores más allá de los de siempre? Tal vez todo se reduce a un círculo. Entonces dejemos que se queden en su círculo e inventemos nuevos universos. En el último encuentro de Fray Bentos escuché a un escritor montevideano decir: "Lo que pasa en los concursos es que las editoriales ya tienen arreglado qué libro vendería". Entonces pensé: ok, esto es como los concursos de belleza: son 50 las candidatas bellísimas pero ¿eso significa que tooodas los demás, qué?... ¿son feas? Por eso creo que está bueno que se generen actividades como las que van surgiendo por todo el Uruguay. Sin competencia, sólo para escuchar y ser escuchados.




PdI: Te desvela el hecho de pertenecer alguna vez a un grupo elitista de escritores consagrados u «oficializados» o seguirás prefiriendo ser la poeta independiente, humilde y del Interior?




A.R: ¡Ay! se me ocurre un ejemplo un poco bizarro para contestar. ¿Viste el 5 de Oro? Miles juegan, uno gana. Azar. Con el dinero podes creértela, cambiar a un Country, y solo tratarte con los millonarios o vivir como siempre, ser cauto y optar por conservar tu esencia. La verdad... no me quita el sueño pero si llega a pasar que "pertenezca a los oficializados", conservar mi esencia no es un dilema, es una elección de vida. Con esto digo que, como nunca ha sido esa mi meta... aquí estaré, como siempre sentada esperando el bus y escuchando; esperando al medico y escuchando; dando clases y escuchando; escribiendo y escuchando. Al final compañero Javier, sólo somos gente, mas allá de los laureles.
Por lo tanto, creo que las diferencias son barreras invisibles que hay que aprender a sortear. Y los cambios ya empezaron, el interior crece y se hace escuchar. Y a medida que nosotros crecemos nos vamos dando cuenta que los premios son eso, premios; que el recado no hace al buey, jaja.




PdI: Háblame un poco de dos cosas... tus influencias como lectora y quiénes serían los imprescindibles que recomendarías leer a quien se inicia en la literatura.


A.R: Bueno, obviamente que la primera influencia que recibí fue la Biblia; luego a los 13 años descubrí en la biblioteca de mi abuelo, "Las Llaves del Reino" de A. J. Cronin, "El rey Lear" y "La Tempestad" de Shakespeare; "El Avaro" de Moliere y "El Jorobado o Enrique de Lagardere" de Paul Feval. ¡Mis primeros libros, jamás los voy a olvidar! Luego descubrí a Julio Verne y me hice una panzada. Y en el liceo Gustavo Adolfo, me impactó. A partir de su poesía comencé a escribirla ya más a raudales, en busca de mi estilo. Luego a los 15 ya había leído mucho Lorca "Yerma", "Doña Rosita la Soltera", "Mariana Pineda", "El Maleficio de la Mariposa", "Así Pasen Cinco Años", "La Casa de Bernarda Alba", "Bodas de Sangre", "El Público", "La Zapatera Prodigiosa", "Retablillo de Don Cristóbal". A los 17 tenía leído a casi todos los autores de la narrativa latinoamericana y la poesía Iberoamericana. Así que esas son mis influencias y esos son los libros que recomiendo leer a quien se inicia en la literatura.




PdI: ¿Cuántos libros tenés publicados? ¿Has publicado en otros medios digitales? Se te puede leer en Internet hoy en día?


A.R: Publicado uno, "Cosmo(a)gonia", 2013. Tradinco, "Cruz del Sur". Luego en la Antología realizada por Garet, aparece un poemario mío. Medios digitales, más bien tirando a nada. Algún poema o mini relato en algún portal. Así que no, no me vas a encontrar en Internet.




PdI: Hagamos un juego... 3 preguntas con tono lúdico y vos contestás como quieras y lo tomas para donde quieras: ¿Qué te asusta? ¿Qué te sorprende? Y ¿Qué te hace llorar de risa?


A.R: 1) Me asusta la validación de la deshumanidad. La decrepitud y la amenaza constante de la naturaleza llamándonos la atención. 2) Me sorprende mi hija, por sobre todas las cosas. Pero también el origen de las cosas, en todas sus manifestaciones: la humana, la animal, la de las piedras, la del agua, la del fuego, la de las lenguas, la de los inventos, de los pueblos y podría seguir. 3) Mi marido. Y el humor inteligente.


PdI: La última ¿Sobre qué nunca escribirías?


A.R: No escribiría nunca sobre política y extraterrestres, los dos temas, me resultan absurdos. No sé si "absurdos" sea la palabra, que los define, tal vez soy "descreída", de ellos.

Adriana, gracias por tu tiempo y tus palabras, un atajo nuevo para conocer nuevos creadores.

viernes, febrero 01, 2019

ELBIO CHÍTARO: "HAY QUE LEVANTAR EL COBERTOR DEL POEMA Y BUSCAR POR DEBAJO”

ENTREVISTA 14 – De 22/05/2018 a 03/10/2018

ELBIO CHÍTARO: "HAY QUE LEVANTAR EL COBERTOR DEL POEMA Y BUSCAR POR DEBAJO”

POETAS WHATSAPPEADOS. Ciclo de entrevistas de Poetas del Interior (PdI)

Generando DESDE el interior…




Elbio Chítaro nació en Durazno pero desde hace tiempo está radicado en Mercedes (Soriano) y desde allí es un activo y disciplinado usuario de la palabra poética. Sus textos “hablan” como él; pausados, reflexivos, razonados. No practica de ningún modo la inmediatez y la sinuosidad intelectual, todo lo que dice o escribe está pensado con responsabilidad, no utiliza términos inadecuados y encara su oficio literario con una seriedad pocas veces encontrada. Chítaro nunca diría algo que lo pusiera en ridículo o que lo expusiera e alguna manera inapropiada. No le gusta hablar mucho y deja que sus obras hablen por él. Es por eso ésta una buena oportunidad de escucharlo (leerlo) en sus propias palabras y saber qué piensa un creador tan intenso como reflexivo, tan imaginativo como punzante.

Al cierre de esta nota Elbio recibió dos premios en la edición 2018 de los Premios Nacionales, uno por "Aguantaraz" y otro en categoría inéditos.








Poetas del Interior: Cómo es tradicional en estas Entrevistas, la primera pregunta es ¿Quién es Elbio Chítaro?


Elbio Chítaro: Cuando acepté participar en esta entrevista, según la propuesta original de Javier, sabía que iba a enfrentar algunas interrogantes de difícil respuesta. Ésta, la primera, “¿Quién es Elbio Chítaro?” es difícil de contestar. Pienso la respuesta y no puedo evitar pensar en mis hijos, mi mujer, mi familia, de dónde provengo. Pienso en mis hijos, pienso en mi familia porque no puedo evitar pensar en ellos y como ellos son parte insoslayable de mi ser. Pienso de dónde provengo porque la respuesta de ello es lo más cercano a la verdad. Soy aquel que proviene de un hogar humilde nacido en el corazón de este país. Pero también no dejo de pensar y recordar lo que escribió alguna vez el escritor Robert Louis Stevenson en “El Extraño Caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde” cuando decía que “a pesar de mi profunda dualidad no era en sentido alguno hipócrita pues mis dos caras eran igualmente sinceras”. “Era lo mismo yo cuando abandonado todo freno. me sumía en el deshonor y la vergüenza, que cuando me aplicaba a la vista de todos a profundidad en el conocimiento y aliviar la tristeza y el sufrimiento”. Luego diría el mismo escritor “cada día y con la ayuda de los dos aspectos de mi inteligencia, el moral y el intelectual me acercaba más a esa verdad cuyo descubrimiento parcial me ha llevado a este terrible naufragio y que consiste en que el hombre no es sólo uno, si no dos y digo dos porque mis conocimientos no han ido más allá de este punto”. Eso decía Stevenson, es decir, respondiendo a la pregunta original, Elbio Chítaro es el integrante de una hermosa familia pero también es un hombre lleno de incertidumbres, náufrago en un mundo que no comprende y probablemente que no lo comprende a él.


PdI: ¿Por qué poesía, Elbio? Por qué habiendo tanto sobre lo que escribir y cómo escribir llegas a la poesía?


E.CH: Escribo poesía porque me enamora la palabra, me subyuga esa experiencia tan intensa y particular de vivir una forma de ver que me es propia. El poeta Roberto Juarroz dice que “la poesía es contemplación del mundo, es hasta contemplación de los mundos que ella misma crea”. Creo profundamente en eso. Es una visión del mundo que es asumida en toda su plenitud, algo que se impone y no deja, al menos por ahora, otra opción.


PdI: Tanto para un lector atento y como para un lector desprevenido, no es extraño coincidir en que la poesía de Elbio Chítaro no es de fácil lectura. Cualquiera de ellos, tanto un lector comprometido como un lector indiferente, no queda ajeno a un texto tuyo… ¿Tendrías una definición de lo que es tu poesía? Y unido a eso, ¿Cómo ves el mundo a través de la poesía? ¿La consideras una prolongación de tu intelecto?


E.CH: No, no tengo una definición de mi poesía. No sabría ni por donde empezar. Y con respecto a la visión que tengo del mundo a través de mi poesía, es una visión de un mundo caótico, un mundo difícil, de un mundo extremadamente riesgoso, no solamente para uno mismo si no para todos aquellos que uno ama. Y… uno ve el mundo como fragmentos de un monstruo, de una criatura. Como fragmentos de Frankenstein, o como la criatura que creo Frankenstein, hecho de diferentes cuerpos, de diferentes vidas y creeme que no intento ser dramático. Realmente veo eso. El creador, el poeta, intenta aunar esos diferentes fragmentos para que quede algo lo más parecido a algo comunicable, a un sentido, a un sentimiento. Es claro que no es lo mismo pero es difícil para mí explicar en este momento.


PdI: Respecto a esto, y tomando la vieja discusión de si a la poesía hay que explicarla o no, me gustaría saber, con el riesgo de que me digas, no tengo una respuesta, si a la poesía hay que explicarla. Considerando que la pregunta va dirigida a uno de los poetas más desestructurados que he leído, porque cuando leí “Palabras Rotas” de 2010, sentí eso, que te arriesgabas, que no te importaba nada. ¿Se explica, no se explica y qué papel jugaría la crítica en ese sentido?


E.CH: Te diría que ante el objeto estético, ante cualquier manifestación artística y, por supuesto, ante un poema, uno debe estar lo más desnudo posible para que todos los elemento que tiene ese objeto estético trasmita lo que quiere trasmitir y lo que a pesar suyo, no quiere trasmitir o no sabe si trasmite. Desnudo, ahora, desnudo no significa que uno no tenga la información para apreciar para aumentar ese goce estético. Por supuesto si uno está bien informado, si uno ante un poema uno no conoce una palabra, ni hablar que tiene que ir al diccionario y saber de qué se está hablando, qué significa esa palabra a pesar de que también tiene elementos fónicos que también dicen pero uno tiene que saber cuál es el significado. Es imposible cuál es la etimología y qué historia tiene esa palabra y qué significa la cultura de ese poeta, de ese creador. Hay elementos que uno tiene que conocerlos pero eso no significa que uno se plante como se planta muchas veces ante un objeto estético con preconceptos. Es para todos conocido cuando algunos se apoyan en la ideología de un creador para luego decir si el objeto se puede apreciar o no. Eso es absolutamente deshonesto y otra cosa que tiene el goce estético es honestidad, uno tiene que plantarse ante eso y ser honesto. Así como el creador tiene que ser honesto también el que goza de ese objeto debe también actuar con honestidad. Y con respecto a explicar, yo creo que no, que lo que hay que hacer es informarse pero explicar es como matar el chiste. Hacer el chiste y después explicarlo para que te lo entiendan, es tristísimo y por supuesto que estoy absolutamente en contra de eso. No se debe hacer. El arte no se explica, el arte se disfruta o no, se goza o no, pero va por otros canales, no tiene nada que ver con la explicación, es más sería sumamente frustrante explicarlo.


PdI: Considerando la fuerza de tus textos, ¿en cuántos niveles es necesario o posible interpretar tu poesía? Niveles de persuasión, de capacidad. Porque es una poesía masticable de difícil digestión pero cuando uno la logra interiorizar siente como que tiene distintos escalones o niveles de comprensión.


E.CH: Tanto cuando escribo o cuando leo poemas de otros me gusta que el poema me diga cosas. Ese decir no significa que me tenga que comunicar algo concreto, a veces es puramente un estado de ánimo, una forma de… en fin, comunicar a través de las palabras, de las imágenes, de las distintas herramientas que tiene un poema (que tiene unas cuantas), comunicar algo, o sea… algo, dame un hilito de donde yo me pueda agarrar e intentar descubrir algo y... repito, a veces es solamente un estado de ánimo. Y bueno yo lo que busco… elijo muy bien las palabras, elijo muy bien las imágenes, las metáforas, pongo atención en diferentes cosas y trato de ser contundente, ahora, digo contundente que es una palabra que a mi me gusta pero al mismo tiempo me arrepiento porque ¿a qué se le llama algo contundente? Algo contundente es algo que generalmente produce daño. Yo no pretendo producir daño al lector pero sí moverle el esqueleto, sí incomodarlo, sí hacer que… obligarlo, si es que realmente le interesa la propuesta, el poema es una propuesta, obligarlo a que lea por segunda vez y por tercera vez y tratar justamente de buscar la punta de ese hilo. Yo jamás intento ser hermético, no me gusta, o sea, me enoja mucho cuando me dicen que soy hermético. Entiendo que sí, las propuestas a veces son difíciles… porque la vida es difícil, o sea, vivir es difícil y bueno, yo trato de hablar de eso, hablar de mi vida, de la vida de los demás, en fin, por medio de las palabras, no es sencillo, la poesía no es un arte sencillo. Y bueno, los niveles, yo… yo que sé, no sé… (piensa) sí, en todo poema hay que levantar el cobertor del poema y buscar por debajo, que a veces es lo más interesante del poema. Sí, sí, puede ser que haya cosas, haya niveles, en los poemas… es probable sí, es probable, o sea, no hay que darle al lector para que saboree todo de primera. No, yo creo que el lector debe hacer un esfuerzo, lo debe hacer. En la literatura el lector tiene que hacer un esfuerzo porque si le das todo masticado para que el tipo, (piensa) tanto en la literatura como en el arte, ¿no? Si le das todo masticado deja de ser arte, deja de ser literatura.


PdI: Hablame de Aguantaraz como si no fuera un libro tuyo.


E.CH: Javier, te pido disculpas pero me resulta muy difícil desprenderme del libro, o sea, hablar como si no fuera salido de mis entrañas. Voy a decir cosas de las que después me arrepentiría, o sea que prefiero no decir nada. Realmente me resulta muy difícil desprenderme y hablar como si el libro fuera un extraño.

Lo que te puedo decir es que a ese libro lo escribí, lo lloré, me lastimé, es un libro que habla de cosas que no sabía como encarar, como enfrentar y salió como salió. Por supuesto que tienen mucho ver las lecturas que estaba haciendo en ese momento. Por supuesto que tiene que ver ese poeta enorme que tiene Argentina que es Ricardo Zelarrayán. Por supuesto que también tiene mucho que ver Samuel Beckett y algún otro también.


Gracias Elbio por tu gentileza y que sigan los éxitos.













martes, enero 22, 2019

LILIÁN HIRIGOYEN: "DE FRENTE AL ESPEJO EN EL CUAL PRETENDE MIRARSE"



ENTREVISTA 13 – De 03/06/2018 a 10/09/2018

https://www.facebook.com/poetasdelinterorentrevista/posts/2401891599834853?__tn__=K-R

LILIÁN HIRIGOYEN: "De frente al espejo en el cual pretende mirarse”
POETAS WHATSAPPEADOS. Ciclo de entrevistas de Poetas del Interior (PdI)

Generando DESDE el interior...



Una voz tersa y suave se desliza por los audios de Whatsapp, una voz que dice y desdice con calma, pausadamente, llena de certezas y firmeza. Es la voz de Lilián que acaricia mientras habla. Su voz (y me consta que ella también) transmiten una candidez y una paz únicas, propia de las voces de F.M. en tono romántico y hasta seudo-erótico, si se me permite el atrevimiento. Pero Lilián habla de lo que sabe, y sabe muy bien de lo que habla… la escritura y la poesía. Y lo que dice lo dice con prestancia, dudando de las respuestas al momento que busca en ellas la claridad que encuentra y la seguridad que quiere dejar.


POETAS DEL INTERIOR: Lilián, nos gusta que el poeta se presente a sí mismo, así que la primera pregunta es ¿Quién es Lilián Hirigoyen?


LILIÁN HIRIGOYEN: Vos sabés que tu pregunta me dejó pensando porque es una pregunta difícil. Me quedé pensando porque digo: ¿Quién es Lilián Hirigoyen? Y yo dije, ¿Quiénes son Lilián Hirigoyen, no? Porque… vos sabés que me parece que, no sé, que soy tantas como personas me conozcan y que probablemente cada una de estas personas que me conocen verán o perciben cosas de mí que otras no descubren. Y bueno, yo solo puedo decirte la visión que Lilián tiene de mí, ja (se ríe) o que yo tengo de Lilián, ¿no? Y es probable, pienso, que no coincidan con las visiones de los otros. Y tampoco… (piensa) no sé cómo te digo, a ver, creo que la visión que tengo de mí misma, también, seguramente, sólo sea la imagen que me devuelve el espejo en el cual pretendo mirarme. Así que, adaptando el viejo adagio a la pregunta, (se ríe) “a buen puerto vas por agua” con esta pregunta, ¿no? Pero bueno, yo que sé… tratando de ser lo más objetiva posible, ese espejo en el que me miro me muestra una imagen inquieta pero reservada también. Algo tímida y poco amante de las fiestas, apasionada por la historia antigua, sobre todo, Roma y Grecia y sus mitologías. Gran lectora. Una persona que… y bueno, que no vive de lo que quiere pero que quiere profundamente lo que hace y que en el fondo se siente afortunada, por muchos motivos. Pero bueno, te repito que no estoy tan segura que esta sea la Lilián verdadera, que es de Lilián, o simplemente la imagen que le devuelve un espejo imaginario que solo ven sus ojos.


PdI: Me gustaría que hicieras un breve derrotero de tu actividad en este mundo de las letras.

L.H: Lo que te puedo decir es que mi vínculo con la literatura viene desde hace tiempo. Empecé a escribir gracias a un taller literario, el taller que ahora se llama Ruben D’Alba, el que es coordinado por Lauro Marauda, al que le debo sí las ganas de escribir, las de leer ya las tenía, las ganas de leer las tengo desde hace mucho pero las ganas de escribir me vinieron de alguna manera después del taller. De incursionar en ámbitos como la poesía y la narrativa, en ambos géneros. Publiqué mi primer libro en el 2001, un libro que tiene poesía y narrativa que se llamó “La Simetría de Urano”. Luego viene “Axis Mundi. Nerón” que es una novela histórica sobre Nerón. Este ganó un premio en el Ministerio de Educación y Cultura y lo presenté en el Solís. Bueno, también después, en el 2015 publiqué un libro de cuentos, “El Árbol que Habla y otros cuentos” y después integré varias publicaciones colectivas y selecciones nacionales e internacionales. Tuve una mención por “Axis Mundi. Nerón” en el Ministerio de Educación y Cultura, también la tuve en el Concurso Literario Municipal, el que actualmente se llama Juan Carlos Onetti por un libro de cuentos inédito que se llamaría “El Puño y la Flor” y después obtuve premios en otro par de lados más pero estos fueron los más fuertes, ¿no? Tengo cuentos publicados en Francia y también traducidos al italiano. He participado como jurado en concursos de narrativa, me han invitado a ciclos literarios , programas radiales y televisivos como narradora y poeta. Tengo algunos poemas musicalizados por Héctor Numa Moraes y también por Erika Bassi. Bueno, en el período 2014 – 2016 fui presidenta de la Casa de los Escritores del Uruguay y actualmente integro desde esa fecha, el Consejo Asesor de los Premios Morosoli en el área letras. Fui editora de la columna “Otras Literaturas” en el portal de Agencia de Noticias Uypress y soy columnista en el programa La Máquina de Pensar de Radio Uruguay en el Ciclo que se llama Mitologando y que conduce Pablo Silva Olazábal. Junto al periodista Daniel Feldman en la Onda Digital TV llevo adelante un ciclo, también de mitología, al igual que el que llevo adelante en La Máquina de Pensar, pero esta vez con el periodista Daniel Feldman. Este ciclo de mitología se llama “El Ladrón del Fuego” que lo inicié el año pasado (2017) y todavía lo seguimos produciendo. Bueno, hasta ahí… estoy escribiendo una novela, también poesía. Me he vuelto más exigente con la poesía de lo que era, por la tanto estoy escribiendo menos poesía y bueno, así anda mi vida por estos derroteros literarios.


PdI: ¿Tenés más preferencia o te sentís más cómoda con algún género en particular? y unido a eso, ¿Qué lugar ocupa la poesía en tu vida y en tu creación?

L.H: Para mí las dos cosas son fundamentales. Me encanta leer las dos, y si bien me he vuelto más crítica en lo que es poesía, muchísimo más crítica, igual necesito escribirla, porque la poesía tiene otro lenguaje totalmente diferente a la narrativa. La poesía va de inconsciente a inconsciente. Para mí tiene que estar llena de símbolos porque es la manera de que se perpetúe, es la manera que llegue al otro ¿no? Es otro lenguaje, es un redescubrimiento de la gramática y del lenguaje para que llegue de otra manera. Uno, en un verso puede decir dieciocho mil cosas y lo que se dice en un verso a veces se necesita páginas y páginas de narración para explicarlo. Y digo, es imponente la llegada que puede tener la poesía, la imagen que esa poesía trasmite, la emoción, el sentimiento y no sé cuántas cosas más puede transmitir un verso. Por eso para mí es tan importante, por eso me he vuelto tan crítica porque tampoco hay que buscar los lugares comunes… es una búsqueda constante la poesía y bueno, es agotadora y a la vez es plena, ¿no? Pero bueno, la poesía es fundamental. Inclusive para la narrativa porque es la poesía, en mi caso, la que me abre la cabeza para todo lo demás.


PdI: Para vos, ¿qué referente universal debería tener cualquier persona que quisiera empezar a leer poesía? A su vez, ¿qué referente tuviste vos en tu formación como lectora y escritora? Y por último ¿A quién hay que leer en Uruguay hoy?

L.H: El referente universal eehhh (piensa) sobre la poesía, y bueno, referentes universales ya sabemos todos, yo que sé, Neruda, Vallejo, Olga Orozco, que me resulta fascinante, Oliverio Girondo, Roberto Juarroz, no sé, son los que se me ocurren hay muchísimos más. Muchísimos más y no sólo en poesía, ¿no? Porque podemos encontrar en dramaturgia, a mí me parece increíblemente poético Shakespeare y en la narrativa el finlandés Mika Waltari con “Sinué, el egipcio” que fue y es uno de mis referentes, es de una poesía increíble a pesar de que lo suyo son las novelas históricas. Estee, bueno… eh, no sé, además de, por supuesto, Idea Vilariño, Ida Vitale, María Eugenia Vaz Ferreira, los franceses que tenemos, Jules Supervielle, Laforgue, el Conde de Lautréamont. Delmira Agustini, pensando siempre en los uruguayos y los que dije, los otros, los chilenos y los argentinos que nombré. Bueno, ellos también fueron mis referentes sin olvidar a Marosa Di Giorgio que me marcó mucho, su poesía o una narrativa poética, no sé, una prosa poética realmente fascinante, también está Washington Benavídes. Me marcó a fuego Circe Maia, que para mí es… Selva Casal también, esos poetas que uno no puede evadir de ninguna manera, marcan a fuego la poesía en el alma, aunque suena un poco cursi, es lo que para mí significaron. Principalmente estas dos poetas. Bueno, en lo actual? En lo actual hay muchos. Hay tantos que uno no sabría donde detenerse, es solo cuestión de ponerse a buscar, de saber buscar que en Internet… no sólo saber buscar, ponerse a buscar. En Internet, la computadora nos puede ser de una ayuda brutal porque he descubierto gracias a la computadora poetas que realmente me parecen impresionante. Un uruguayo, Fernando Chele, que creo que ahora está en Colombia, me parece. Realmente me impactó, de casualidad llegué a él, lo leí y me encantó. Del mismo modo llegué a un Jorge Spíndola, es un argentino, también me resultó fascinante y bueno, buscando uno encuentra. Además ahora sí es tan variada la oferta de poesía, tan impresionante, tan diferente, tan disímil, que pueda gustar o no es una cosa pero no podemos decir que no hay, está lleno de poesía y tenemos para elegir estilos, formas, no sé, yo los invito a que investiguen más que yo dé nombres, es eso, ponerse a buscar y encontrar, encontrar y encontrar porque es de no creer lo que hay. No sé, ese es mi consejo… buscar. Y siempre tratar de volver a leer el propio texto, volver a desprenderse de la emoción con que uno escribió para ver si realmente se transmite lo que se quiere transmitir porque la poesía es más que catarsis, no? Tiene que ser más, por lo menos para mí.


PdI: Lilián, la última… ¿sobre qué nunca escribirías?

L.H: Sobre qué nunca escribiría… difícil viste, nunca se puede decir de esta agua no he de beber, quién te dice, capaz que algún día, esas vueltas de la vida te hace escribir sobre lo que uno está seguro que no va a escribir nunca pero si hay algo que a mí no me atrae para nada es lo que tiene que ver con lo político partidario, por ejemplo. No me gustan los panfletos, no sé, esas cosas no me atraen y tampoco me gusta lo que tenga que ver con estadísticas, no sé, ni lo que tenga que ver con algo muy técnico porque hay novelas si que tienen… que a veces son técnicas o que dan datos muy técnicos, he leído varias pero, yo con eso no podría. Me sentiría coartada en cualquiera de esos temas, pero, te vuelvo a decir, uno nunca sabe. Más vale decir que no hay tema en lo que uno... o no hay tema que uno pueda decir de antemano y sobre todo, de esto no. Pero pienso que esos dos temas. Es difícil que yo le entre por lo memos esos.

Bueno. Gracias por la entrevista y estamos en contacto.

PdI: Gracias a vos Lilián, en nombre de todos los integrantes de Poetas del Interior, autores y lectores, ha sido un placer.













sábado, octubre 06, 2018

SALVADOR BIKO: “DE ESPALDAS AL MUNDO... ENTRE EL SURREALISMO Y EL HUMANISMO”


ENTREVISTA 12 – 20/09/2018
SALVADOR BIKO: “Se espaldas al mundo... entre el Surrealismo y el Humanismo ”
POETAS WHATSAPPEADOS. Ciclo de entrevistas de Poetas del Interior (PdI)
Generando DESDE el interior…

POETAS DEL INTERIOR: En primer lugar quería preguntarte a quién le estoy haciendo la entrevista en este momento, si a Salvador Biko o a Maximiliano García.

SALVADOR BIKO: Ja, ja. Creo que una cosa deriva en la otra. Si bien el escritor desde hace un tiempo es Salvador Biko en la firma, la transcripción de lo que dará la entrevista espero llegue a lo humano, a lo más pleno, que es la persona y por definición será Maximiliano García.


PdI: ¿Y quién es Salvador Biko, entonces?

S.B: Bueno, Salvador Biko nació por fines de los noventa cuando escribía mi primer libro que no sabía aún que sería mi primer libro... en ese entonces tenía los bigotes como Dalí y estaba bastante metido con el surrealismo. En medio de eso escucho el tema “Biko” de Peter Gabriel y recuerdo la película “Grito de Libertad” con Denzel Washington, su primera nominación al Oscar y que trataba de Steve Biko. Entonces nace Salvador Biko entre el surrealismo y el humanismo dice en ese primer libro "Que está de espaldas al mundo y el único nexo es su creación”. Defiende la verdad de la locura pues, ¿Quién tiene esa verdad?


PdI: Salvador Biko es tu seudónimo o tu alter ego, considerando por supuesto que no es lo mismo. ¿Vos cómo lo sentís?

S.B: Creo que es un mecanismo de defensa, ya a esta altura un alter ego. Quien quiera entrar en mi obra debe pasar por Salvador Biko, quien quiera entrar en mi vida tendrá que llegar a Maximiliano García... se complementan.


PdI: ¿Sos Poeta o escribís poesía?

S.B: A esta altura no sé cuán poeta soy. Mis escrituras han tomado un rumbo como lo definieron últimamente de híbrido, una forma diferente. Sí bien el anterior libro "La Poesía que Tenia Olvidada Ahora Enramada en las Prosas de Algún Cuento" (2014) ya daba cuenta de eso... a este que está a punto de salir lo definen con novela… pero está escrito en prosas y cuentos... o sea no sé qué soy, pero soy… Igual todos los escritores arrancamos siendo poetas y creo que al final lo seguiremos siendo, pues el volar se encuentra en ello y los sueños con la heridas chorreantes de nuestra sangre también.


PdI: Ya que mencionaste el tema, contame más del próximo libro que saldrá en breve por Yaugurú.


S.B: Bueno, el libro se llama “Breves Historias”. Como decía, sigue un poco la línea planteada por el anterior en la forma de escritura pero potenciada. Hay una historia intensa en el medio… con la realidad golpeando continuamente. Hay mucho jazz, mucho rock, mucha urbanidad, amor, desgracia… pero mejor te dejo las palabras de Miguel Olivera “Cristo” quien hizo el prólogo… “Se sangra, pero hay tregua… El autor no la pide y tampoco la da… Hay que seguir danzando, lanzando al abismo o al vuelo delicioso… continuar bailando en el aire, re/montarse como cometa niña, barrilete del diablo, alas de ángel, ícaros de cartón y pedazos de cielo… rayos del trueno, aparato de vuelos de pájaros hambrientos, menesterosos del amor, cristos de arcilla adorándose unos a otros, endógamos, sacrílegos, blasfemos… Pero ¡Cuánto amor…! ¡Y cuántos besos…! … y resulta que es “eso”… amar, aunque nos lleve a la muerte...”.


PdI: ¿Quiere decir que no vamos a encontrar poesía en este libro, al menos no poesía pura, o me equivoco?

S.B: Creo que hay mucha poesía en esta novela, hay mucha imagen, alguna vez en Fray Bentos mismo... sobre una foto de quienes esta basada la novela, el mismo Cristo al verlos los definió como "Son poesía"... La historia de este amor casi hasta morir es la eterna poesía... jugarse por los sueños, vapulearse por la realidad que nos congoja y seguir peleando, es poesía... pero igual es algo que terminará de definir el lector.


PdI: Además de escribir, últimamente te estás dedicando a eventos y a gestionar actividades artísticas varias, por tus pagos, Carmelo ¿En qué andas ahora?

S.B: Ahora particularmente, estoy de lleno en lo que es el libro. Pero estamos trabajando en diferentes formatos o sea... por ejemplo con textos del libro estoy de gira junto a Bernal nchez y Guillermo Fielitz haciendo un espectáculo llamado “Entre Monarcas, Bestias y Piratas”, el cual intercala los textos con temas de estos dos compositores así como músicas para los textos. También estamos trabajando con Ricardo "Chippy" Krismanich con Destino Film en hacer videos cortos con música e historia de los textos. En sí estoy trabajando en otras áreas pero siempre como nexo en el libro.


PdI: Cambiando el plano de las preguntas. ¿Cómo te iniciarse en esto de escribir y cuáles fueron tus influencias, literarias, incluso más allá de la literatura?

S.B: Si bien comencé a escribir de grande... pues a eso de los 19 años me puse a escribir de lleno.... todo tiene un por qué. De chico mi vieja haciendo esfuerzo, pues no nos sobraba nada, me llevo al cine y viendo películas de dibujos animados y luego viendo películas a temprana edad. En Navidad por lo general, aparte de los regalos comunes siempre me caía un libro de Julio Verne o recuerdo uno de “Timur, el Tigre” que no recuerdo de quien era, pero eran libros, no libros de dibujos, había algún dibujo… pero eran libros para leer... Yo aprendí a leer de lleno ya a eso de los 4 años ya escribía en vez de dibujar. Me pasaba mucho con libros de Geografía, etc. Ojo no era un gurí encerrado todo el tiempo, siempre fui medio bandido y nunca fui de dormirme temprano. A la siesta no salía hasta las 4 de la tarde a la calle y allí mientras la familia dormía había que incentivar la creatividad para las aventuras de soldaditos y demás. A lo que voy es que es todo lo que vas viendo, la influencia. En un momento de la vida mirás tus actitudes innatas y decís... mierda, al final como dicen, soy un incomprendido o un boludo que no explota lo que sabe, lo que lo ha criado... algo así como dijo Salvador Biko "llego un momento de espaldas al suelo, pasaba un mundo por dentro y por fuera y el único nexo era mi creación". Bueno, algo así... de por ahí viene.


PdI: Te has relacionado mucho últimamente con el mundillo de la Poesía uruguaya actual. ¿Cómo ves este movimiento? ¿Qué podés destacar de lo que has conocido, tanto poetas, como del movimiento en sí?

S.B: Estamos en un mundo en ebullición, un poco más de lo común... tal cual como pasó a principios de siglo… cuando el confort empieza a desaparecer, la soledad y la reflexión comen entrañas... Estamos en el momento de cambios y la poesía esta siendo un bastión en ello... Es impresionante la cantidad de lugares donde hay poesía, eventos de poesía, necesidad de expresar y compartir y no sólo en Montevideo donde se nuclea la gran cantidad de lugares del circuito que ahora es muy amplio y variado... sino en el interior también, la itineraria de la misma es interesante. Tengo la posibilidad de estar en ambos lugares y diferente circuitos...pero fuera del circuito literario en sí y no sólo se lee para los colegas hay lugares para todo… Siempre creí en que la poesía tiene que ser un virus, una guerrilla, ir más allá, dejar de leernos entre nosotros... salir a leer a lugares comunes... hay muy buenos poetas… pero también hay mucha cosa que tanto no me gusta... es decir creo que hoy por hoy la poesía es moda y las modas a veces pierden el contenido, se hacen vacías, lo raro no siempre es bueno y lo bueno no siempre es raro... pero estamos en un gran momento de la poesía.


PdI: Pongámonos más frívolos (o pragmáticos) ¿De qué sirve escribir?

S.B: Indefectiblemente uno quiere dejar algo en este paso por la vida... Después no sabemos qué vendrá y lo que se deja al escribir es la vida misma, de otra forma no sirve... creo que en sí es nuestra inmortalidad.


PdI: ¿Es verdad que la poesía salva?


S.B: Creo que sacar las cosas, expresarse, salva. La poesía sueña y vive… por lo tanto salva y revoluciona… inevitablemente es un motor funcionando una libertad que no se discute... anda y anda. Lucha, siempre lucha... ama y no muere... Con todas estas cosas debe salvar o morir con convicción. Parece una contradicción lo de no muere y morir con convicción... tal vez sea parte del caos creativo.


PdI: Hablando un poco de poesía uruguaya, te pregunto. ¿Cómo ves el ambiente poético del interior y cómo está la movida en Carmelo?


S.B: En el interior veo varios colectivos muy inquietos, pero también varios colectivos interior-capital, o sea, como que ya no se está tan distanciado aunque el centro neurálgico es Montevideo, pero veo más unión en eso de Montevideo-interior, interior-Montevideo. Como todo hay diferentes ramas. Carmelo está tranquilo desde le punto de vista de movimientos. Pero sin embargo las letras de Carmelo mueven afuera… es una ciudad muy particular… muy inquieta, variada, el año pasado junto a Leandra, mi cómplice y compañera, logramos hacer una buena movida literaria-musical en el Centro Cultural La Caja. Un ciclo de varias fechas justamente mezclándose escritores de Montevideo con gente del interior.


PdI: Ahora que lo mencionás me interesa mucho tu visión sobre esa dualidad Montevideo-interior de la que tanto hemos hablado. Algo me contestaste ya pero quizás te puedas explayar un poco más. ¿La ves mejor, entonces?

S.B: Sí, la veo mejor… tal vez las redes sociales ayudaron a ello. Creo que el hecho de los colectivos del interior fue el detonante de la integración como por ejemplo Fray Bentos, La Capital de la Poesía o movidas que han habido en Colonia, Salto, en Carmelo mismo y por que no también algunos desfachatados que nos fuimos a leer allá, sin tapujos de ser “Montevideo”… No sé si me explico.


PdI: Consideras que haber accedido a publicar en Yaugurú es como un pase a las ligas mayores? Lo digo no porque sea mejor que nadie pero si por la importancia, la llegada y la relevancia que esa editorial le da a sus escritores.

S.B: Sí, estoy muy conforme de poder publicar en Yaugurú, es más, es un orgullo que accedieran a publicar mi material. Además ha sido todo muy profesional. Ya había publicado en otra editorial, pero la forma como se maneja Maca la verdad que me sorprendió gratamente, es un trabajo en equipo entre Maca, Pilar Chargoña que fue la correctora, Leandra Falco que se está encargando de la producción, las vueltas que vendrán… Miguel Olivera en el prólogo. Entre todos hemos podido llegar a conformar un libro muy interesante de características muy particulares que en el todo te invita a entrar a un mundo pasionario… Para el escritor trabajar así, con gente que tiene confianza en lo que hacés es muy grato...


PdI: La última, ¿Sobre qué nunca escribirías?


No lo sé nadie puede predecir el futuro... pero como dije al principio cuando nació Salvador Biko fue un nacimiento entre el surrealismo y el humanismo... así que por allí va mi obra, escriba de lo que escriba.